21.4.10

A mi gato


Eras asi, callado y silencioso,
desde tu rinconera nos mirabas,
con deseos de mimos, tú maullabas,
para un cariño siempre presuroso.

Tenías ese aire misterioso,
con el que siempre tú nos embaucabas,
y al no encontrar calor nos arañabas,
mas siempre tú salías bien airoso.

Minino en nuestro lar como uno más
lograbas disfrazar tu aire fiero,
cuentista, engañador y marrullero.

Por tu enorme elegancia, gran aplomo
y sal al arquear tu suave lomo,
en tu cielo felino hoy estarás.
 

• Plantilla: Searchopedia

• Convertida para Blogger por TNB

• Diseño: Arwen